en defensa del planeta

Hoy es 1 de Noviembre, pleno otoño y casi no hemos conocido el frío. La semana pasada a la hora de comer hacía una temperatura muy agradable: 25 grados. Algo completamente fuera de lo normal. Como las olas de calor, los violentos incendios forestales de este verano en Zamora, o las muertes de trabajadores este verano por calor. Intuimos que algo inusual y no precisamente bueno está pasando.

Y no estamos desencaminados pues la comunidad científica lo lleva advirtiendo tiempo: la contaminación y los gases de efecto invernadero están produciendo un calentamiento global cuyas consecuencias son nefastas: desertización, inundaciones, migraciones masivas, pérdidas de biodiversidad… Sin ir más lejos, esta semana los periódicos se han hecho eco de un artículo de The Lancet Countdown (prestigiosa revista científica) en el que se explica cómo el calentamiento global empeora dolencias cardiovasculares y respiratorias y aumenta las muertes vinculadas al calor y los problemas mentales.

Pero mientras nuestro sentido común y la comunidad científica nos advierten, los poderes públicos y grandes corporaciones globales siguen sin tomar ninguna medida de calado. La voz más relevante es la del Secretario General de la ONU Antonio Guterres denunciando el incumplimiento de los acuerdos del clima por empresas y gobiernos .

Ante tal dejación de funciones por gobiernos y expansiones temerarias por empresas, sólo nos queda a la sociedad civil la acción directa en defensa de nuestro planeta y de nuestra propia vida. Y por ello un grupo de activistas de Rebelión Científica, entre ellos dos miembros de Agua de Mayo, llevan dos semanas reclamando en Alemania que esta potencia económica tome medidas contra el cambio climático. Además, su intención es ejercer presión ante la próxima cumbre del clima COP27 para que los dirigentes mundiales allí reunidos pasen de las promesas y anuncios a acciones contundentes y concretas.


Sus acciones de desobediencia civil pacífica estaban surtiendo efecto atrayendo la atención de medios de comunicación y redes sociales. Sus intenciones de crear debate en la opinión pública se estaban cumpliendo. Para evitarlo, el grupo de activistas han sido detenidos y están en una prisión alemana.

Desde Agua de Mayo Alcalá enviamos todo nuestro apoyo a nuestros compañeros y amigos. Somos muy conscientes de la importancia de sus reivindicaciones. Se debe actuar ya para reducir las emisiones y frenar el cambio climático.

Nos jugamos la vida y el bienestar
de todas las personas que habitamos en este planeta


Referencias

Deja un comentario